En el Vacío, Destellos

Actividad performativa
Museo Reina Sofía

En el vacío, destellos fue una jornada de contemplación, escucha y disfrute del jardín del Museo Reina Sofía que tuvo lugar el 23 de septiembre, trazada en torno a la muestra de Alejandra Riera y el Jardín de las Mixturas, junto al departamento de Educación del museo. Los destellos, en el título de la actividad, personifican un brillo para vislumbrar lo invisible. Como sustantivo, ese destello tiene la forma de una brecha, una grieta que desvela algo oculto.

El encuentro discurría entre una narrativa abierta y viva, de relatos y simples acciones en torno al largo camino del Jardín de las Mixturas, iniciado por Riera. Consistía en enfocar la percepción para cuestionar lo evidente y sus modos de hacer, prestando atención al entorno a través de la luz que lo atraviesa. 

En esta jornada, el Jardín de las mixturas se convirtió en un punto de encuentro: pasar el día conviviendo con los árboles y las plantas, abriéndonos a estas presencias, relatos y acciones diversas. A las personas participantes se les invitó a traer una semilla, piedra o historia para aportar a este lugar.

Como guía de la actividad, se presentó una pequeña publicación preparada por Sofía y diseñada por Reynaldo L. Vásquez Rodríguez —un "diario de reflejos" del sol en las ventanas del jardín del Museo— a modo de manual de horarios y puntos donde mirar cuando el sol se refleja en este espacio, y observación del desplazamiento de los destellos de luz que ya no están en las imágenes.

Esta guía se inspiró en un gesto imaginado en 2017 por Alejandra. Al principio de la transformación del Jardín de las mixturas, observaron varios olivos moribundos en el parterre sombrío que habían sido desplazados ahí varios años antes. Fueron replantados en la sombra sin consideración alguna para hacer hueco para un evento. En ese contexto inicial, uno de los gestos propuestos por Riera fue sacar todas las luces y cables eléctricos de los parterres y redirigir algunos rayos de sol hacia los olivos.

Por otro lado, para esta ocasión se solicitó permiso para pisar y utilizar las parcelas de césped habitualmente inaccesibles, salvo en conciertos o sesiones de cine.

Más info aquí



Imágenes: Bego Solís